Viendo 15 publicaciones - del 16 al 30 (de un total de 106)
  • Autor
    Aportes
  • #13084

    Ana María Terán
    Participante

    Con relación al indicador “Satisfacción de Usuarios- Porcentajes de respondentes “Bien” o “muy Bien”a determinadas preguntas”, acuerdo con las preguntas en el item METAS pero creo que serian mejor respondidas por los ciudadanos si se encontraran medianamente cómodos en los momentos previos a la asistencia a un juzgado, fiscalía, defensoría, si los lugares de espera estuvieran adecuadamente acondicionados. Mi experiencia como abogada de parte indica que muchas veces debemos esperar a ser llamados a audiencia( y no con el juez ni con el secretario), un tiempo considerable, no habiendo sillas en los pasillos, en caso de haber niños, en el palacio de Talcahuano por ejemplo, cuidando de que no se caigan o golpeen con las barandas o en las escaleras, habiendo solamente dos baños públicos, en la terraza y en la planta baja. Creo que si estuvieran medianamente cómodos responderían a las preguntas sobre el proceso y la atención desde un mejor lugar.

    #13091

    Hector Mario Chayer
    Coordinador

    Efectivamente, Cecilia, hay un error en el indicador “Cantidad de audiencias preliminares o de apertura a prueba celebradas en los juzgados participantes”. Quedó mal registrado el número en el documento “Indicadores y Metas oralidad PBA”. Paso entonces las metas propuestas para ese indicador en limpio, a saber: 2000 (dos mil) desde Agosto 2016 a Marzo 2017; 4000 (cuatro mil) desde Abril 2017 a Diciembre 2017. Muchas gracias por la observación!

    #13092

    Hector Mario Chayer
    Coordinador

    Victoria, como comenté previamente las encuestas de satisfacción son anónimas. Por el momento, no hemos encontrado la forma de reducir al mínimo la intervención del juzgado a la hora de su recolección. Tomaremos tu sugerencia respecto a una “auditoría” y evaluaremos  a futuro la necesidad, costo y viabilidad de su implementación. Sin perjuicio de ello, es necesario tener en cuenta que la adhesión a la experiencia de oralización es voluntaria por parte de los jueces participantes, y no hay incentivos de ningún tipo a “hacer trampa” :)

    En relación a tu consulta sobre Justicia Ambiental, el Ministerio tiene planificado tratar el tema y ponerlo a discusión a partir del segundo semestre de este año y durante 2018.

    #13093

    Hector Mario Chayer
    Coordinador

    Sigo con tus consultas, Cecilia. Los talleres de capacitación a jueces prevén un módulo dedicado a la conciliación, específicamente a fórmulas conciliatorias y rol conciliador del juez en la audiencia preliminar y en la audiencia de vista de causa. También hemos publicado materiales para la conciliación intraprocesal, que entregamos a todos los jueces, en la segunda edición del libro “Nueva gestión judicial. Oralidad en los procesos civiles” (disponible en formato electrónico en http://www.saij.gob.ar/nueva-gestion-judicial-2a-edicion-oralidad-procesos-civiles-coordinadores-hector-mario-chayer-juan-pablo-marcet-ministerio-justicia-derechos-humanos-nacion-lb000206-2017-02/123456789-0abc-defg-g60-2000blsorbil). Por otro lado, no  creemos que sea necesario que el juez deba utilizar tiempo por fuera de su horario laboral para lograr la conciliación en un proceso.

    Respecto a tu consulta por la capacitación de los abogados, desde el año pasado, la Comisión de Seguimiento de la Experiencia en PBA designada por Resolución SCBA 2761/16, brinda charlas de difusión y capacitación en los Colegios de Abogados de los distintos departamentos judiciales que participan en la experiencia.

    Finalmente, cada juez participante decide cómo cambiar la distribución de tareas de los empleados. Cada Juez resuelve con sus empleados el mejor modo y momento de proyectar el Plan de Trabajo, contando ademas con el libro arriba citado, que contiene protocolos de acción y modelos de proveídos. Al estar presente el juez en las audiencias, los empleados que antes las tomaban quedan libres y pueden abocarse a nuevas tareas, lo que sin duda genera una re-distribución de funciones, optimización del tiempo del juzgado, y un nuevo paradigma de organización.

    Por el momento, la agenda de audiencias corresponde a cada juzgado, salvo en aquellos juzgados en los que se comparte una misma sala de audiencia y por cuestiones de organización, se utiliza una agenda única de la sala, pero no del Juzgado. Los abogados tomarán conocimiento de la fijación de las audiencias de la misma forma en que lo hacen en la actualidad, pudiendo excusarse y/o solicitar cambios de fecha. Y no olvidemos que la fecha de la audiencia de vista de causa se fija de común acuerdo en la audiencia preliminar.

    #13094

    Hector Mario Chayer
    Coordinador

    Estimada Ana María, gracias por tus aportes.

    En relación a las audiencias en segunda instancia, existe una doble solución. Por una parte, pueden revisar la audiencia de prueba videograbada en primera instancia, lo cual mejora mucho la calidad de la información de la que disponen para revisar las decisiones apeladas. Y por el otro, desde ya que pueden videograbar las audiencias que necesiten tomar, sin ninguna limitación, al contrario. Y desde ya que esto debe llevar a lograr el objetivo del proyecto, que es reducir la duración de los procesos civiles de conocimiento.

    En relación a la comodidad de los participantes en las audiencias,  es una observación muy atinada. Te cuento que en las encuestas existe una pregunta sobre las instalaciones, si son adecuadas para tomar audiencias. Como es un tema mas de infraestructura del Poder Judicial, no lo hemos publicado como indicador del proyecto, pero efectivamente se mide también.

    #13108

    Gonzalo Stordeur
    Participante

    Estimado Dr. Chayer, soy Gonzalo Stordeur, alumno suyo en el Programa de Formación de Aspirantes a Magistrados de la escuela Judicial del Consejo de la Magistratura. Me parece muy interesante la temática planteada y el objetivo de generalizar la oralidad en todos los procesos judiciales (no unicamente los civiles). Al respecto creo que los indicadores son congruentes y relevantes con las necesidad de inmediación de los magistrados con el proceso y la relación directa con las partes del proceso. Ello facilita el conocimiento directo por parte del magistrado de la causa y puede (a mi enteder) resultar beneficioso a los efectos de promover resoluciones alternativas a los conflictos.
    Creo que sería muy positivo proponer a los poderes judiciales de las provincias a participar con propuestas y experiencias, las que creo pueden enriquecer el debate y aportar otros puntos de vista.
    En mi caso particular, soy de la provincia de Tucumán, donde la oralidad practicamente no existe, reduciendose (como Ud. bien lo apunta en su trabajo) a la formalización de un acta, sin la particiapación del Juez; se podría decir que como excepción a ello, las audicencias de conciliación en los procesos laborales, son tomadas personalmente por el Juez, a los efectos de obtener un acercamiento de las partes.

    #13109

    Gonzalo Stordeur
    Participante

    Muchas gracias por darnos la posibilidad de participar
    saludos Gonzalo

    #13110

    Soy alumno del Dr. Chayer en el Curso de Formación para Aspirantes a Magistrados del Consejo de la Magistratura del Poder Judicial de la Nación. Desde mi experiencia de más de 20 años en la profesión independiente en todos los fueros nacionales y federales de la Capital Federal y desde hace más de 5 en la Procuración General de la Ciudad de Buenos Aires en el fuero Contencioso-Administrativo yTributario de la CABA, me parece que está un poco olvidado en los Indicadores y en las Metas la evaluación del impacto de la oralidad propuesta en relación a abogados litigantes en el Proyecto relativo a la Provincia de Buenos Aires. Creo que sería interesante establecer el número de los abogados litigantes o matriculados en Provincia (con ayuda de los Colegios Profesionales) para fijar un indicador relativo a la cantidad de los abogados que ha realizado algún curso o taller de capacitación al respecto. Me parece insuficiente que como producto intermedio aparezcan las jornadas de sensibilización con abogados. Creo que deberían ofrecerse talleres para capacitar en oralidad a los profesionales, cosa que ni la facultad ni la profesión hace, salvo quizás en materia penal. Una meta para ese indicador propuesto (cantidad de abogados que realizaron talleres de capacitación en oralidad) necesariamente debe ser baja al principio, digamos un 15% del total de matriculados para fines de 2017, e ir aumentando anualmente. Me parece muy conveniente involucrar en este proyecto a los Colegios de Abogados que -creo- cuentan con herramientas y personal capacitado para entrenar en oralidad o pueden pedirlo a sus propios profesionales, siguiendo el Instructivo y los Objetivos del Proyecto Justicia 2020. Incluso podría pensarse en utilizar los Colegios para medir la adhesión de sus profesionales a este proyecto mediante una encuesta que podría remitirse por e-mail a fin de evaluar posibles focos de resistencia o motivos de rechazo de estos objetivos, para encontrarles soluciones adecuadas. Saludos cordiales.

    #13112

    Hector Mario Chayer
    Coordinador

    Muchas gracias por sus comentarios, Gonzalo y Pablo. Tomamos nota del tema de los abogados, y estamos abiertos a las iniciativas que vengan de los colegios. Ciertamente, hay una oferta académica incipiente en materia de litigación oral, mas que nada para quienes trabajan en penal, pero tambien para el área civil. Son destrezas novedosas, que como bien decís Pablo, la facultad no ha dado a los que ya somos abogados.

    #13203

    Hector Mario Chayer
    Coordinador

    Estimados, tengo una muy buena noticia para compartirles, en linea con lo que venimos conversando de involucrar mas a los abogados.

    Hemos recibido una nota firmada por el Presidente del Colegio de Abogados de la Provincia de Buenos Aires, que expresa “todo nuestro apoyo en ese cometido” poniendo a disposicion las instalaciones de los Colegios de Abogados de toda la provincia. Y hace votos para “la extension de la oralidad a todos los órganos del Poder Judicial, especialmente a aquellos que administran procesos en los cuales este sistema resulta un claro y definitivo avance en beneficio del justiciable”

    Nos da mucho ánimo ver que no solo los jueces y empleados judiciales, sino tambien la abogacía organizada ve la ventaja de la oralidad en los procesos civiles.

    #13255

    Máximo Musich
    Participante

    Hola a todos, me presento, soy empleado judicial y alumno del Dr. Chayer en el Curso de Formación para Aspirantes a Magistrados del Consejo de la Magistratura del Poder Judicial de la Nación.

    Quiero contarles una experiencia que tuve y que espero se multiplique:

    Una experiencia de Proceso Oral en la Justicia Civil de Capital Federal.

    <u>Audiencia de prueba oral filmada.</u>

    Hace unos años tuve la enorme satisfacción de participar en varios procesos orales en un juzgado civil de Capital Federal. Ubicado en el Palacio de Justicia, la Jueza tomó la iniciativa de realizar procesos orales en algunos juicios de conocimiento, sobre todo en casos de accidentes de tránsito con lesiones de entidad o demandas de daños y perjuicios derivados de mala praxis, donde los peritajes suelen ser mas complejos y extensos.

    Una vez trabada la litis con los sujetos activa y pasivamente legitimados, se avanzó hacia la audiencia preliminar.

    En el acto de la audiencia preliminar, la Jueza fijó los hechos controvertidos, distribuyó la carga de la prueba y abrió la causa a prueba. Además, designó los peritos que debían intervenir en la causa y mediante correo electrónico, les notificó la fecha en que debían presentar el peritaje (un mes antes de la audiencia de prueba). También fijó una fecha para que tres meses mas tarde, prestasen declaración los testigos ofrecidos, absolviesen posiciones las partes y para que los peritos designados diesen explicaciones personalmente de las conclusiones del peritaje presentado.

    La Magistrada instruyó a las partes y auxiliares de la justicia que se trataban de procesos con una dinámica diferente a la que estaban habituados y muchas veces, con dificultades, tuvo que persuadirlos sobre la importancia de cumplir los plazos prestablecidos y cargas de cada parte (ej: la parte actora debía acompañar la historia clínica para remitírsela en copias al perito médico y abonar el anticipo para gastos fijada, directamente al experto; la demandada, traer la copia de la denuncia de siniestro; al perito médico, fijar fecha de revisión y entrevista con el damnificado; al perito ingeniero mecánico convenir con los consultores técnicos de la aseguradora la inspección ocular de los rodados, etc.)

    Tres meses mas tarde, en una audiencia filmada con una cámara digital, declararon todos los testigos frente a la Jueza y el Secretario Privado o un asistente. En pocos minutos se produjeron las declaraciones orales de los testigos que declararon uno tras otro, sin necesidad de confeccionar una acta escrita (sólo se hizo un acta escrita dejando constancia del comparendo y las firmas de los asistentes). Eso redundó en una declaración fluida, sin interrupciones y controles del acta escrita. No fue necesario interrumpir el acto para preguntar “¿cómo quedó escrito?”. Además, la declaración frente a la Juez dio el marco de formalidad que el acto merece. La audiencia de absolución de posiciones seguía el mismo proceso aunque, generalmente era desistida en el momento.

    Luego de la audiencia de testigos y absolución de posiciones, era el turno de los peritos. Previo a ello, el peritaje había sido presentado días antes en el expediente y agregado al proceso y las partes, en la audiencia preliminar habían sido avisadas que debían retirar una copia con antelación a la audiencia. También podían hacerlo el mismo día de la audiencia y efectuar las impugnaciones que considerasen necesarias “in voce”.

    En la audiencia oral -filmada con una cámara digital-, la Jueza hizo algunas preguntas a los peritos que a su juicio requerían aclaraciones, en base al peritaje presentado. Luego cedió la palabra a las partes, en varias ocasiones acompañados de sus consultores técnicos. Éstos realizaron preguntas al perito, hicieron observaciones y dejaron constancia de sus impugnaciones, lo que quedó todo filmado. Es dable destacar que el sentido de esta audiencia es agilizar el pedido de explicaciones y evacuar todo tipo de dudas respecto de los puntos periciales, pero nunca, realizar un careo entre el perito y las partes.

    Cuando se realizaron audiencias de prueba de este tipo, el resultado fue excelente ya que se concentró en un solo acto, en unas 3 o 4 horas, la producción de varios medios probatorios. También se reemplazó el acta escrita por un proceso oral filmado y se obtuvo la inmediatez entre partes, auxiliares y magistrado del proceso. Además se redujo considerablemente el tiempo de tramitación del proceso porque la incorporación de la prueba al proceso se produjo en poco tiempo.

    Generalmente, las partes quedaron muy conformes con la agilidad e inmediatez del proceso y el Juzgado proveyó de copias digitales a cada una.

    Luego de esta audiencia, no quedaba mucha prueba pendiente de producción y podía ordenarse la certificación de la prueba o la clausura del período probatorio, según su caso. Realmente, si cada parte activaba la prueba en tiempo y forma, no era mucho lo que restaba para concluir la etapa de prueba.

    Esa audiencia requiere que el Juez se involucre personalmente algunos días antes del acto. Además, funcionarios o empleados que asisten a los magistrados deben hacer un seguimiento previo del expediente para que las partes cumplan con las cargas asignadas, resolviendo rápidamente las dificultadas que se puedan presentar y allanando el camino para evitar inconvenientes que provoquen el fracaso de la audiencia.—————–

     

     

    #13256

    Máximo Musich
    Participante

    En respuesta a Pablo Martín Casaubon, tengo una propuesta para simplificar el trámite de Ejecución de sentencia a continuación: la “Audiencia de liquidación y pago”.

    <u>Audiencia de liquidación y pago.</u>

    Otra Jueza de marcada trayectoria en el  fuero civil de Capital Federal, implementó una audiencia de muy sencilla implementación en su juzgado que redundó en una etapa de ejecución de sentencia circunscrito a un solo acto procesal oral. Se trata de una audiencia de liquidación y pago.

    Una vez que el proceso judicial obtiene sentencia de Cámara y las actuaciones son devueltas a primera instancia, firme la sentencia, el juzgado fija una audiencia para que las partes comparezcan y a que cada una practique la liquidación del crédito incluyendo costas del proceso de conformidad con las pautas de la sentencia. La citación se hace bajo apercibimiento de aprobación en caso de inasistencia.

    En la audiencia se acompañan las constancias de gastos y se resuelve el monto de la liquidación final, la forma y el plazo de pago directamente, sin necesidad de intimaciones, interpelaciones, traslados, impugnaciones, cheques, embargos, transferencias a los que habitualmente estamos acostumbrados a ver. En ese acto incluso se procede a la devolución de la documentación original de las partes, se fija la fecha de pago, se determina el pago de la tasa de justicia y demás costas y se dispone la conclusión del proceso judicial.

    Cuando la sentencia esta firme, el resultado de esta audiencia de liquidación y pago evita el largo proceso de ejecución de sentencia sujeto a la voluntad del deudor y del impulso del acreedor.

    #13257

    Máximo Musich
    Participante

    Un modelo de proceso de conocimiento con 3 audiencias orales, filmadas con presencia del Juez y un funcionario:

     

    1) Demanda, Contestación de la demanda. Una vez trabada la Litis, se fija la audiencia Preliminar.

    PRIMERA Audiencia Preliminar presidida por el Juez y de apertura a prueba.

    2) Se produce la prueba informativa, documental, instrumental, etc y se AGREGA EL PERITAJE.

    SEGUNDA Audiencia oral de prueba filmada presidida por el Juez donde se produce la prueba confesional, testimonial y pedido de explicaciones e impugnaciones a los peritos en base al peritaje presentado.

    3) Clausura del período probatorio, Sentencia de Primera Instancia.

    4) Recursos de apelación y Sentencia de Segunda Instancia.

    TERCERA Audiencia de Liquidación y pago que pues estar a cargo del Secretario – Prosecretario – Auxiliar letrado.

     

     

     

     

     

    #13258

    Máximo Musich
    Participante

    En respuesta a María Cecilia Azzolin: respecto de los talleres de capacitación para realizar un cambio cultural en los jueces, creo mas que hablar de una reforma judicial hay que plantear un planeamiento estratégico participativo donde intervengan todos los actores del servicio de justicia (magistrados funcionarios, empleados, abogados y ongs afines). Quizás sirvan los talleres pero siempre dependen de la voluntad de los asistentes. Lo plantearía como un verdadero programa para realizar el planeamiento 2015-2020, con un reconocimiento destacado para aquellos que hagan aportes significativos.

     

    A eso agrego una reflexión: En distintos momentos de la vida institucional de la República se avivan truncos programas de reforma del sistema judicial, dependiendo del humor de los actores circunstanciales y los avatares de las ideologías políticas imperantes del momento. No tiene sentido evadir con justificativos ello.

    Con el correr de los años se fueron implementando muy buenas ideas y diversos programas para mejorar el servicio de justicia [1]. Incluso en ciertos momentos se pretendió elevar al rango de Ley algunas políticas institucionales, pero sólo se lograron cartas de buenas intensiones, planes piloto y cambios parciales esporádicos, desmembrados, más como parche a las urgencias del momento que a las necesidades de la sociedad moderna que demanda cambios ágiles [2] [3].

    Dentro del Poder Judicial se fijaron algunas políticas institucionales para afrontar el desafío de mejorar la justicia. Éstas fueron de gran utilidad, sobre todo en lo que refiere a la incorporación de tecnología. Pero siempre se planificaron de modo aislado, sin involucrar previamente a los diferentes actores del servicio de justicia. Esto produjo una doble labor: la implementación del proyecto y además, trabajar para vencer las resistencias al cambio cultural.

    Además, las reformas implementadas generalmente respondieron a políticas del momento, sin indagar profundamente en las necesidades reales y concretas de la administración en su conjunto. Por ejemplo: se aumentó la planta funcional de empleados de los juzgados aleatoriamente, según la demanda del momento, casi antojadizamente. Sin embargo, mal que nos pese, pareciera que ello no incidió favorablemente en la resolución de los conflictos ni produjo un impacto favorable en la expectativa que la sociedad tiene. Prueba de ello se advierte en los cada vez mas fuertes reclamos de la sociedad al servicio de justicia, es decir, a jueces y abogados.

    En definitiva, las políticas institucionales aisladas no satisficieron al judiciable, destinatario del servicio de justicia.

    En la era de las innovaciones, los cambios y la comunicación inmediata, ágil, visual, instantánea y efectiva, es necesario un planeamiento estratégico participativo dinámico, que readecúe metas constantemente y fije objetivos periódicamente. Ese plan no es solamente una reforma; es mas bien un proceso continuo como herramienta para el desarrollo, contribuyendo a dar solución a los problemas de la población, mejorando la calidad de vida.

    En la sociedad moderna, pensar estratégicamente se vuelve indispensable y el planeamiento debe nacer en el seno mismo del servicio de justicia, involucrando a los actores que pretendan integrarse como agentes del cambio cultural con una gestión participativa, útil para la actual y las futuras administraciones. Porque no se trata tanto de una reforma del sistema judicial sino más bien, de pensar un sistema de planeamiento sostenido, continuo, en el que intervengan todos los actores de la sociedad y que constantemente desarrolle mejoras significativas en la prestación del servicio de justicia para la concreción de la misión institucional.

    Si se genera un espacio de encuentro, cuanto mayor sea la cantidad de actores que se integren al proceso de planeamiento, también aumentará la cantidad de agentes de cambio que se comprometerán con los objetivos del servicio de justicia.

    Tal dinámica es necesaria en el servicio de justicia para contar con una herramienta de diagnóstico consensuado, elaboración de propuestas y planificación, diseño de metas y ejecución de acciones que respondan a la misión institucional y serán los magistrados, funcionarios, empleados de las diferentes judicaturas junto a los abogados y actores de la sociedad civil más avezados quienes asuman este desafío altruista de provocar un cambio cultural e institucional.

    Planificar estrategias propias del Poder Judicial, e integrales de desarrollo hoy en día es un instrumento básico para fortalecer el estado, y promover el desarrollo social y la cooperación entre las comunidades que comparten la meta de conseguir una calidad de vida mejor, imposible sin equidad y equilibrio social y en eso, la invitación que se hace desde el PEN en estos foros entiendo que puede generar un gran avance en ese camino.-

    [1] “La problemática de la oficina judicial en la Argentina” Por Germán C. Garavano, Héctor M. Chayer, Carlos A. Cambellotti y Milena Riccifores foro de estudios sobre la administración de justicia Publicado en El Derecho, 3 de septiembre de 1999, Año XXXVII, Nº 9828. “La crisis crónica que viene padeciendo la justicia argentina mantiene vigente el tema de la reforma judicial, introducido ahora en la agenda pública desde una perspectiva auspiciosa”.

    [2] “Plan de Fortalecimiento Institucional del Poder Judicial de la Nación Argentina” Comisión de Informática Proyecto Informático, Febrero de 2008”.

    [3] “La Reforma Judicial de 2013 en Argentina”, también llamada Democratización de la Justicia y los seis proyectos de reforma del Poder Judicial.

    #13259

    Máximo Musich
    Participante

    Dr. Chayer:

    Respecto de la tasa de conciliación que se fija una meta del 30%, primero yo haría un diagnóstico para verificar si los jueces que mas trabajan y que dedican mayores recursos en la audiencia preliminar para intentar un acuerdo de conciliación, obtienen mayores resultados o si, por el contrario, ello no incide en el acuerdo.

    Reconozco que es una duda propia y que hasta ahora, por falta de diagnóstico creo no tiene respuestas.

    En el fuero civil, la experiencia indica que: 1) el acuerdo no depende del esfuerzo del conciliador sino de la voluntad de las partes, (en su gran mayoría de las compañías de seguros). 2) Muchas aseguradoras, por política de la empresa, necesitan la confirmación de una sentencia que fije el quantum indemnizatorio; 3) durante el proceso hay muchos “aleas” que inciden en el resultado (EJ: la tasa de interés que se fijará, disparidad de criterio en relación al quantum indemnizatorio, daños que no se logran probar en juicio) y que impiden estimar a priori la conveniencia de un acuerdo.

    Mas bien yo evaluaría el trabajo que se hace en la audiencia preliminar para “limpiar” la prueba, reduciendo prueba innecesaria, superflua, etc. Ello sí va a redundar en un proceso mas abreviado.

    Por otro lado, creo que hay que trabajar mucho mas en las apelaciones meramente especulativas. En España el código de procedimientos permite la “Ejecución provisional de la sentencia de primera instancia aún recurrida”. Si bien ese instituto tiene sus detractores por algunas cuestiones técnicas, hay que buscar soluciones y herramientas que permitan reducir las apelaciones que sólo buscan dilatar el pleito para discriminarlas que aquellas que realmente merecen tratar los agravios. De todos modos, ciertas Cámaras no tiene tasa de congestión y las apelaciones son resueltas en un plazo razonable.

Viendo 15 publicaciones - del 16 al 30 (de un total de 106)
Viendo 15 publicaciones - del 16 al 30 (de un total de 106)

El debate ‘Generalización de la Oralidad en los Procesos Civiles’ está cerrado y no admite más respuestas.